árabe y moderno

El Instituto del Mundo Árabe en París está a contra esquina de Norte Dame, cruzando el río. Su creación es auspiciada por el gobierno de Arabia Saudita y es muy bello.

Su principal atracción es un edificio dónde están las salas de exposiciones, la librería y una biblioteca. El edificio está cubierto de ventanas con mecanismos como de lentes de cámara que van ajustando la exposición a la luz. Su diseño geométrico es un guiño moderno a las mezquitas con sus patrones repetidos.

Dentro hay una exposición colectiva brutal de fotografía. Retratos de masculinidad árabe; de mesquitas abandonadas por la guerra; de zonas naturales que ya nos habitables de tanto bombardeo.

Me encuentro también un libro de hombres árabes y sus madres. Ellos tan vanidoso, tan desnudos y ellas cubiertas, de tela, de piel, de años, de silencios. Pienso en la relación entre exposición y cobertura, entre lo privado y lo público, un equilibrio de fuerzas al fin.

Recuerdo un jardín marroquí donde sirven té aquí cerca. Lo busque pero a veces es mejor no encontrar más que recuerdos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

cinco × dos =