Cerveceros artesanales en Tijuana

Una estufa, paciencia, cuatro ingredientes y una olla tamalera son los talismanes que bien usados pueden convertir a un aficionado a la cerveza en cervecero.

Así empezaron Gustavo del Castillo e Iván García, de la recién fundada cervecería Lúdica Artesanal.

cerveceros artesanales 01

“Haciendo cerveza en casa llevamos poquito más de tres años pero cervecería formalmente en mayo de este año” cuenta Del Castillo, en una degustación de su cerveza, organizada en conjunto con el espacio The Kitchen y la chocolatería Venus.

“Hay un brinco natural de hacer tu cerveza en casa y después llevarla a hacer tu propia marca” explica del Castillo, “empezamos hacer cerveza en casa y a buscar otros homebrewers aquí en Tijuana y no encontramos, así que terminamos formando un club y tenemos 60 miembros, fui el primer presidente y la verdad es que ya cuando menos pensamos estábamos pensando en hacerlo para vender así que sacamos los ahorros y compramos un equipo más grande”.

Con el equipo nuevo, Lúdica Artesanal hace tandas de 120 litros de cerveza, es decir, unos 400 o 500 litros mensuales que lleva a vender al bar 1994, al BBC Tasting room y a la tienda Beer box en Tijuana.

Ofrecen una sidra de manzana con 8.5% de volumen de alcohol, una american pale ale llamada Supersmash y una lager fermentada llamada Descomunal; una hoppy Belgian Ale llamada Aura y están experimentando para pronto vender una cerveza tipo Belga llamada Ermitaño.

“Los insumos los traemos de donde podemos, la mayoría de la malta la compramos con los Funes fue primera tienda de hombrewers que hubo aquí en Tijuana y lo que no hay lo importamos de San Diego, como casi todos, porque allá hay buena calidad y variedad que necesitamos” dice del Castillo.

Lúdica es sólo una de las cervecerías que parecen salir de todas partes en Baja California y que están siendo reconocidas a nivel nacional. Este año las cervecerías de Baja California arrasaron con los premios otorgados en la competencia profesional Cerveza México 2014, incluyendo mejor cervecería, mejor cerveza y primer lugar en cerveza IPA y Belga, que se llevó la cervecería Insurgente. Seguidos por la cervecería ensenadense Wendlandt con dos premios y la propia Lúdica, que apenas salida al mercado ganó segundo lugar en Pale Ale.

Francisco Talamante, de cervecería Cannería de Ensenada, considera que el movimiento de la cerveza artesanal que ahora toma fuerza fue un movimiento natural que se gestó a finales de los años 90, paralelo al boom gastronómico de la región y como una alternativa complementaria a la propuesta vinícola del Valle de Guadalupe.

Éste se ha ido enriqueciendo incorporando experiencias de California, estado con una larga historia cervecera con raíces muy notorias en San Diego.

Aunque creciendo, hay muchos factores que frenan el desarrollo de esta industria que aún hoy no llega ni al 1% del mercado total de cerveza en México.

Entre los retos está la falta de insumos -que en el caso de la frontera suele suplir con insumos importados- competencia desleal de grandes cerveceras e impuestos mal planeados que encarecen la producción y venta de cerveza, repercutiendo en el precio.

“En todo el mundo hay cervecerías cercanas a zonas vinícolas y con movimiento gastronómico fuerte, es lo natural” dice Talamante, “lo que toca es unirnos, ser solidarios y promover el trabajo de todos, educar sobre el tema para cambiar la legislación y cabildear por impuestos más justos, que esto sea visto como una oportunidad para todos”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

dieciocho − cinco =