La Memoria de las Uvas

Sueño con un París postapoclíptico o al menos devastado de contaminación y problemas sociales (acá hay paro nacional el 23 y ayer hablamos de eso).

Bajo los puentes, en los puestos de libros usados se están juntando las personas, sobre todo muchos jóvenes. Se reúnen en principio a discutir acciones, soluciones,pero muchos deciden que la única acción congruente para ellos es morir. Lo dicen, lo anuncian en plenas sesiones de debate, se nombran como faltos de esperanza y visión. no pueden más. Su decisión se celebra, cantan, los abrazan, hay música en vivo. Otros del grupo los ayudan después a cortarse las venas y los acompañan en su agonía hasta vaciarse, hasta morir. 

Para todos los que comparten esa filosofía de protesta es vital que el acto sea público, alegre y que la sangre de quién así lo decida corra por las calles en forma de protesta.

El movimiento se llama La Memoria de las Uvas, haciendo alusión a que de esas muertes, como las de las uvas, nadie se va a acordar cuando se está tomando el vino.

(Dormí muy poco y agitada)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Doce − Diez =