La cacería

Mi última tarde en París acompaño a un amigo a ver un departamento. La fila llega a la calle y parece que regalan algo muy codiciado.

 Y no. Lo que ofrecen son 50 metros cuadrados de un departamento en un primer piso, con cocina amplia y baño completo. Todo por 900 euros.

Al parecer, una ganga.Esperamos unos treinta minutos para entrar, mientras  en el departamento desfilan parejas, mujeres, hombres que toman fotos y traen ilusión en la mirada. La ilusión de una vivienda iluminada y céntrica, sin el vía Crucis de escaleras pequeñitas o elevadores de ataúd.

Aquí el proceso es meter solicitud y que te elijan luego de comprobar que la renta no sea más del 30% de los ingresos mensuales. Es un intento de evitar el endeudamiento y mantener vivibles los precios en París.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

13 + dos =