Parejas disparejas (posturas)

a683a288d220c84d9d2225b0ea90f623

El sabio Kama Sutra clasifica a los amantes según el tamaño, apetito y duración en el acto. Usa la metáfora animal y dice que las mujeres son ciervo, yegua y elefanta según el tamaño de su vagina o Yoni. Los hombres son liebre, toro o caballo según el tamaño del pene o Lingam.

Según estas características forman una red de combinaciones de parejas sexuales posibles, donde las idóneas son: hombre liebre-mujer ciervo; hombre toro-mujer yegua; hombre caballo-mujer elefanta.

El consejo es que las mujeres siempre prefieran a un hombre intenso, sin importar la complexión física y que éste se tome el tiempo para que ella se excite, porque “así como la rueda del alfarero va tomando velocidad, así la mujer va acelerando hasta alcanzar a su amante en deseo y fuerza”.

Para quienes la diferencia física sea notable, la maña y paciencia puede evitar contracturas o las famosas heridas-del-amor. “Por cuestiones anatómicas, una mujer bajita o ni siquiera tan bajita -son variaciones anatómicas- si él está arriba de ella, es dolorosisimo porque su pene toca el cérvix… y por lubricación, es muy sencillo tener micro desgarres vaginales que son muy dolorosos” explica Pablo Barraza, sexologo clínico especializado en terapia de parejas.

Para evitar cualquier malestar, Barraza aconseja primero el diálogo constante y la honestidad.
“Nada es obligatorio; aunque Deep Throat causó furor en los 70, no fue hasta finales de los 90 que fue común el sexo oral y entonces muchas mujeres creen ‘ahora tengo que hacer que eso me quepa en la garganta’ y no. Si ya me di cuenta de que cierta postura no es grata, lo platico, lo comento y le expreso mi dolor y no sigo ‘cumpliendo el papel’, ¿si estás pensando en el orgasmo de él y no en el tuyo, cuándo vas a alcanzarlo? ” explica el sexólogo.

Para superar esos retos anatómicos se pueden usar almohadas colocarlas bajo la pelvis de ella en las posturas donde él está encima; a los lados si ella monta como Vaquera y para aumentar altura al penetrar en X cruzada o durante el 69.

Buscar desniveles como escalones que facilitan la penetración de pie, ya sea con él atrás de ella o frente a frente. La chica-ciervo puede dejarse puestos los altos para alcanzar la altura necesaria para que ambos estén cómodos. La postura de vaquera será cómoda para él, mientras ella controla la penetración a su gusto. “En el caso de estas mujeres una posición donde ella tenga un control va ayudar muchísimo”, sugiere Barraza “algo como vaquera de espaldas donde el control de la penetración lo tiene la mujer es muy recomendado”.
Los hombres también tienen variaciones anatómicas que considerar.

“Un pene con una curva descendente, está erecto hacia abajo digamos, tratar de penetrar a una mujer por la espalda, para él va a ser doloroso porque va en contra de su anatomía” explica el sexólogo, sugiriendo entonces posturas donde no estén de pie.

Para facilitar el encuentro se recomienda incorporar lubricantes (hipoalergénicos, libres de aceites y PABA de preferencia) e incluso explorar las posibilidades que da un columpio sexual que aunque puede ser un poco costoso se puede ajustar para permitir muchas posturas y facilitar que ambos amantes queden a la misma altura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

20 + Nueve =