Primeras observaciones 

1.los norteamericanos son infinitamente más llamativos aquí: son ruidosos, hablan todo el tiempo, fuerte, se quieren hacer notar. Así son siempre pero aquí, por contraste, se notan y provocan molestia compartida.

2. Pregunté algo en la tienda a un hombre de razgos sudasiaticos que me contestó con un acento británico perfecto. No lo esperaba: No seas racista.

3.Mi pelo odia Londres/Londres odia mi pelo.  Cero chinos hidratados, cero bounce,  traigo más bien una mata de pelo de mapache transochado que al parecer no tiene remedio. Oh well… Me pondré rimel para despistar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

uno × 4 =