Teotihuacán día 1

Madrugada de aguijones de hielo en las mejillas, de café muy dulce bajo la bruma densa. Densa como el entender del custodio desposeído, sindicalizado, que obtiene un poco de poder al obstruir nuestro trabajo y quejarse del sistema del que es quiste. Hoy aprendo que al construir con piedra y mortero, la sustancia se alinea a un punto magnético que va cambiando con el tiempo. Con el compás se intenta calcular la edad de un edificio según la orientación de las piedras que lo conforman. Mi conciencia también es materia, ¿cuándo se formó y a qué polo responde?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *