Teotihuacán Día -1

Me es extraño no ir al incendio, no estar en llamas, darle la espalda a la columna de humo que se alza.  En un vuelo a Cabo, tres tequilas con una productora de HBO. Luego llegar a una casa custodiada por husky siberianos donde duermo como la princesa Mononoke. Voy a Teotihuacán a hacer un documental de arqueología. Me advierten de las manifestaciones, el pueblo en toque de queda y con cierres carreteros. Finalmente, las pirámides son enormes polos de poder de este país convulso y voy a ellas. Estreno nuevas formas de valentía: observar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *